La interacción constante entre los usuarios de la red en todos sus formatos, ya sea blog, redes sociales… puede ser positiva o negativa. La información en la red fluye sin control, incluyendo la relativa a nuestra empresa. Es por ello que hemos de estar muy atentos a lo que nuestros clientes potenciales y nuestros competidores están diciendo de nosotros. Para ello  es muy importante dotar a tu empresa del valor añadido que le reporta a nuestra empresa saber gestionar bien nuestra reputación.  Principalmente este valor se centra en dos ejes:

  1. Escuchar y adaptar tu negocio al entorno.
  2. Extraer los puntos fuertes y débiles de gestionar bien tu reputación online.

 

Basándonos en esto, la gestión de tu reputación puede proporcionarte muchos beneficios, los principales, la posibilidad de aumentar la credibilidad y las ventas entre clientes potenciales, y fidelizar o recuperar clientes existentes.